[circle top="0" width="186" class="th" right="-110rem" stroke-width="4"]
Verdad

La migración laboral es positiva, tanto para la economía del país de destino como para del de origen de los migrantes

Los migrantes aportan pluralidad, innovación, conocimientos e inversión, lo que hace que contribuyan, tanto como los propios autóctonos, al desarrollo y al crecimiento económico del país en el que se encuentran. Además, también contribuyen en sus papeles tanto como empleados como de emprendedores, al crear nuevas empresas y negocios. Asimismo, los migrantes actúan como puentes entre países, al intercambiar conocimientos y habilidades que pueden aportar a todas las comunidades. Esto sin contar la colaboración financiera mediante los impuestos directos e indirectos que pagan y que, a veces, llega a superar a las ayudas públicas locales que reciben.

De acuerdo con un estudio del McKinsey Global Institute, en el 2015, los migrantes produjeron cerca de US$ 6,7 billones en todo el mundo, mientras que el monto de dinero enviado al país de origen ascendió a US$ 580 000 millones, cerca del 10 % de la producción total. Según el Banco Central de Chile, tan solo en el 2016, esa cifra supuso alrededor de 410 millones de pesos en el País.