Verdad

Defender los derechos laborales de los migrantes beneficia a todo el mercado de trabajo, incluso a los trabajadores locales

Las principales denuncias relacionadas con la migración laboral se refieren a la discriminación, a la informalidad y a la precariedad laboral, al incumplimiento de los derechos del trabajador y/o a la explotación. Esto refuerza la necesidad de unas políticas inclusivas que garanticen que los migrantes disfrutan de los mismos derechos laborales que los ciudadanos autóctonos.

Ahora bien, ¿cómo afecta al resto de trabajadores el incumplimiento de esos derechos? Veamos… un empleador sin ética, al tener que escoger entre un trabajador cuyos derechos están garantizados y un segundo perjudicado por la ausencia de la protección legal y social a la que tiene derecho, podría establecer prácticas perversas para reclutar a este último, lo que empeoraría aún más su situación, ya sea a causa de la disminución de los salarios, o del aumento de las cargas horarias. No obstante, dentro de ese escenario, es inadmisible culpar a la víctima por los actos del agresor. La garantía del derecho de todos los trabajadores a unas condiciones digna es lo que provocará que esos empleadores sin ética salen del mercado. El derecho del trabajador migrante es el mismo que el del no migrante.