Patrick John Marris

Creo que ahora
tengo dos vidas.
Raíces tanto aquí como allí.

Patrick pasó seis meses en Chile, perfeccionando su español y conociendo una nueva cultura. Sin embargo, los proyectos abiertos hicieron que migrase de nuevo y, hoy, se considera un ciudadano con raíces en dos lugares

Soy graduado en Diseño Gráfico y tengo un certificado de profesor de inglés. En Australia, tenía mi propia empresa de diseño gráfico y, antes de eso, trabajaba con turismo. En determinado momento, empecé a pensar en actuar en otros lugares, como América del Sur o América Central. Con la cualificación que tenía para la enseñanza de inglés, esa era mi mejor opción. Pensé en lugares como Brasil, Colombia o Chile.

En Melbourne, había conocido un chileno que era el dueño de una academia de inglés en Chile. Hice una entrevista por Skype y me fui a trabajar allí. Mi plan inicial era el de pasar seis meses en ese nuevo país para aprender mejor el español y volverme. Sin embargo, cuando eso pasó, me di cuenta de que había dejado abiertos mis proyectos personales y, por esas y por otras razones, decidí mudarme de nuevo.

Volví solo para Chile hace casi cuatro años y, desde hace dos años y medio, vivo con mi pareja. Nunca fui discriminado en el mercado laboral, aunque las personas tienen prejuicios con los que vienen de otro lugar. De vez en cuando, me llaman gringo y me lo tomo como una broma entre amigos, aunque, a veces, me molesta. No es una discriminación fuerte, aunque es una palabra que crea y refuerza estereotipos.

Sobre la cuestión laboral, pienso que el mayor obstáculo es el idioma. Si no hablas español, es difícil encontrar un trabajo fuera de la enseñanza de inglés. De cualquier forma, con la mejora de mi acento, las oportunidades se han abierto mucho. Actualmente, continúo enseñando inglés, manejo excursiones turísticas en una empresa llamada Bicicleta Verde y hago trabajos como freelance de diseño para el Servicio Jesuita a Migrantes.

No tengo ningún plan fijo, aunque imagino que, en los próximos años, tendré que volver a mi país. Mis padres se están haciendo mayores y eso es algo que me hace pensar. Mi principal desafío es que estoy lejos de mi familia mientras eso está pasando. Resulta difícil estar tan lejos. Creo que ahora tengo dos vidas. Tengo raíces tanto aquí como allí.

Fotografía: Hernan Blanco
Compártelo: